Google+

El yelmo de Euclides

Deja un comentario

marzo 20, 2014 por laquehasliado

Reza la historia que el bueno de Euclides, un genio matemático sin igual, vivía en la ciudad de Alejandría y salvo su obra matemática se conoce poco más del resto de su vida. En un ejercicio de lógica podríamos afirmar que era un hombre de ciencia y por lo tanto eludía las armas y las confrontaciones. Pero lo cierto es que no podemos estar más equivocados, ya que casi siempre solemos comparar la vida de otras épocas con la nuestra. Y eso es porque en la nuestra, nos han dictado como debemos pensar, vestirnos y comportarnos.
Las matemáticas han estado, están y estarán siempre a disposición del militar. Desde calcular ángulos de tiro de la artillería, hasta evaluar el porcentaje de víctimas tras un bombardeo. Suena terrible, es duro, pero es la realidad. En el amplio abanico del uso constructivo de las matemáticas, también existe el lado negativo de su aplicación. Por lo tanto no se puede eximir a Euclides, de llevar el mejor yelmo para el combate. Pero ya hubiera sido militar, político o científico, lo único que ha quedado de él come he comentado ha sido su legado matemático.
Recientemente el hombre más rico de China, le ha hecho una propuesta al hombre más rico de España. Comprar a Don Emilio Botín un edificio emblemático no sólo de Madrid, sino de toda España. Personalmente me gustaría ver al señor Botín regalar dicho edificio al pueblo de Madrid, como un símbolo del resurgir de España. Convertir dicho edificio, en una incubadora de startup enorme, desde donde dar cuerpo a los sueños de las personas que vienen a trabajar en la capital. Generar empleo, riqueza y si quieren, hasta clientes para el banco Santander. Pero es don Emilio quien tiene ahora la decisión de mantener su yelmo o quitárselo para pararse a mirar el camino que ha recorrido.
Torre España

Torre España ¿Volverá a ser el símbolo de crecimiento del país?

Pase lo que pase, la historia lo dejará escrito y quizás en quinientos años, un esbelto yelmo lucirá en la vitrina de un museo, o simplemente la acción de un hombre prevalecerá por encima de los libros.
Un edificio que es un símbolo, un montón de dinero que nunca se podrá gastar, la vida en un suspiro, una fórmula que el gran Euclides nunca podrá ya desgranar.
@by  Rubén García Codosero
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: