Google+

Avanti

Deja un comentario

julio 5, 2013 por laquehasliado

Por todos los rincones de la tierra hay hombres que se sientan a esperar, sabiendo qué es apenas lo que esperan, y mucho menos que están esperando en vano. A veces la llamada de atención – ese accidente que te da el “permiso” para actuar – llega demasiado tarde, cuando lo mejor de la juventud y la fuerza para la acción se ha malgastado ya en la espera; y muchos han comprendido para su horror cuando  ”se levantaron de un salto” que sus piernas se habían dormido y que su espíritu se había hecho muy pesado. “Es demasiado tarde” se dijeron, perdida la fe en sí mismos y, por consiguiente, inútiles para siempre.

                                                                                                                                           Friedrich Nietzsche

 

DecisionesCuanto más se aprende de historia, más se llega a la conclusión de ver que las personas no hemos cambiado en todos estos siglos. Puede que la única diferencia es que hayamos cambiado el cuchillo de sílex por un microondas. O las señales de humo por un bonito Smartphone. Todos en nuestras vidas debemos tomar decisiones que quizás por la vida moderna, nos parecen menos importantes o intrascendentes. La motivación de un Neandertal era salir a cazar o si no, te morías de hambre. En la edad media o trabajabas en las tierras de un señor o te morías de hambre. En la actualidad o trabajas para unos “señores” en su empresa, o no pasa nada. Y digo que no pasa nada, porque por “suerte” está Cáritas, el padre Ángel o un familiar, vecino o ciudadano que nos dará algo de comer. Podemos perder nuestras posesiones, adaptarnos a la mendicidad, pero morir de hambre, pues va a ser que no.

Entonces después de habernos liberado de nuestros principales enemigos, el hambre y el temor a que venga un enemigo y nos dé un estacazo, solo nos queda ser nosotros mismos y ser felices. Pero parece que de nuevo a la raza humana se lo ponen difícil. El capitalismo es un cadáver y sus sepultureros seguramente estén trabajando ya en Alemania o Inglaterra. Pero hasta que exporten sus nuevas doctrinas, nos toca creer en nosotros y lanzarnos a por nuestros sueños. En ninguna escuela nos enseñaron a tomar decisiones personales, a buscar la felicidad. Hay pequeñas pistas en libros, películas, en historias que te cuentan o ves por YouTube. Pero por suerte es un recorrido personal e intransferible. Revisando recientemente la vida de Juan José Hidalgo, me he quedado con unas pautas, que al igual que el texto de Nietzsche espero que te sean útiles.

1º Aunque tengas mil ideas, SIEMPRE UNA POR UNA.  (Nota del autor: No somos multitarea)

2º Cuando termines tú idea continúa con la siguiente. NUNCA PARES.

SI PARAS TE LLEVA LA CORRIENTE

Tanto si estás en paro, como en un trabajo “parado”, nunca te detengas y siempre construye. El estado de quietud es en sí mismo es anormal. Hasta un reloj atómico es impreciso al cabo de los milenios. Un milenio apenas es un suspiro para el universo.

Y ahora, ¿Qué vas hacer con tu microsegundo de vida ante el universo? ¿Ser fluctuación anómala o vibración de un pulsar?  Vamos.

roca

Cuando pasen milenios de tu muerte, yo seguiré contemplando el sol todas las mañanas, y sonreiré al recordar lo feliz que fuiste el día en que me abrazaste.

@by Rubén García Codosero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: