Google+

Empleado o broca

4

enero 4, 2013 por laquehasliado

Después de un paréntesis en este blog, tras el  frenazo que la vida te obliga, y detener tu ritmo

sin pedir explicaciones, me he animado a contar una historia que recientemente me ha sucedido. Recuperando las tareas domésticas que ya no podía dejar esperar, volví a desempolvar mi poderosa taladradora marca Bosch, (el terror de las herramientas made in China) manufacturada en Alemania, como son las herramientas que se precien de serlo. Y me enfrenté a la pared norte de mi casa, de hormigón forjado, prima hermana de la presa del embalse del Atazar. Esta magnífica pared, sin duda el orgullo de la constructora, escupió los clavos de un cuadro, que tímidamente se aferraban a la escayola como un gato sin uñas a una cortina. Y claro, yo necesitaba el cuadro en su sitio y para ello debía de imponer mi voluntad a una pared con mucha cara de cemento. La pared, a pesar de ser pared, me miraba con una sonrisa de soberbia y como por encima del hombro. No pestañeó ni por un momento al ver como ponía la broca que iba a ponerla de rodillas. Una magnifica broca que un buen comerciante chino, me garantizó que el mismo Marco Polo trajo en un saco a la vuelta de su famoso viaje. Y yo, ni corto ni perezoso, sin dejar que la pared se pusiera en guardia, la abordé.

El primer taladro, fue más o menos bien. Alguna queja como del averno, pero la poderosa Alemania y la barata China hicieron su trabajo. Pero en el segundo agujero, la cosa se puso al rojo. Por decirlo de alguna manera, pinché en hueso. Una zona de hormigón traída del mismísimo templo de Zeus, no dio su brazo a torcer. Máquina y broca chillaban como una fiera legendaria, herida de muerte. Ni siquiera la percusión de la alemana, calmaba el grito de dolor de la broca, hasta que ocurrió lo inevitable. La broca se dobló como lo hace un hombre que teme a un opresor y la pared me lanzó una sonrisa. No me preocupo mucho, pues saqué mi broca de punta de widia made in Germany que atravesó al señor del cemento, como si fuera un papel.

Y una vez realizado mi trabajo, colgado el cuadro y pensando en la empresa española hice una similitud. ¿Pueden los empleados de coste barato, aparentemente firmes, hacer el trabajo de personas mejor preparadas y de coste más acorde a la realidad? Si queremos trabajo bien hecho y de calidad solo hay que apostar por los empleados válidos y pagar su precio, del resto, tienen mucho en cualquier bazar de empleo.

labroca

Anuncios

4 pensamientos en “Empleado o broca

  1. Qué grande, Rubén. Este post me ha encantado especialmente por la manera de redactarlo, estás hecho un artista. Y coincido con tu reflexión final entendida como la justa valoración y recompensa a las personas que realmente aportan valor a las organizaciones y los proyectos.

  2. Enorme Rubén. Fantástico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: