Google+

¿Quién dijo miedo?

2

noviembre 20, 2012 por laquehasliado

El miedo, mecanismo natural de supervivencia, nos juega una mala pasada en la época que nos encontramos. Existen todo tiempo de miedos, como el escénico, el viajar a un sitio nuevo, un nuevo trabajo, y otros similares que con un simple saber estar, entrenamiento o experiencia se pueden vencer sin problema y son quizás una pizca de sal en nuestras vidas, para evitar, entre otras cosas, caer en la rutina y como un recordatorio de estar vivos. Pero hay otro miedo que en la actualidad es el más usado. Un miedo que utilizaron señores de otras épocas para oprimir al aparentemente débil. Y digo aparente porque somos una gran mayoría los que superamos, doblando en número unas cuantas veces, a estos cultivadores de mala uva. Este miedo tan de moda, es el miedo a perder el trabajo, el miedo a perder todo lo tenemos, el arrojarnos a los infiernos de la era moderna, a ser legión con la gran mayoría. Y esa vara de dirigir al ganado nos la zarandean por encima de la cara, un día sí y otro también, permitiendo toda clase de atropellos, situaciones tóxicas y calamidades.

Miedo

Hago una reflexión, ¿Cuánto estimáis que es el precio de una hora de vuestra vida? Y más sabiendo que será única e irrepetible. Todo esto viene a razón de un pequeño proyecto que me ofrecieron, ni que decir que casi por un plato de sopa y un vaso de agua. La cosa venía a ser trabajar siete días a la semana, más de 10 horas al día, para cumplir “algo” que nadie tenía en claro que objetivo representaba. Proyecto del miedo, le he llamado. Una empresa que debe de agotar su presupuesto, contrata algo que no sabe que hacer con ello, exige una fecha de entrega muy ajustada y van y se presentan más de diez empresas deseosas de ganarla a cualquier precio. Una vez más la necesidad de conseguir ingresos, para sujetar a empresas ancladas en el pasado, hacen que la dignidad y  trato humano caiga en los términos de épocas feudales. No solo es una mina en la línea de flotación de la empresa, si no que vulnera el tratado de los derechos humanos en sí. Hay miedos que no conviene abrazar, aunque estemos atravesando  momentos difíciles, porque si rompiéramos el fino hilo que tejieron nuestros ancestros y que nos separa del servilismo, de la esclavitud, las victorias por nuestra libertad caerían en la más silenciosa derrota. Debemos seguir firmes en nuestras convicciones y si es necesario prescindir de cosas materiales en nuestra vida, pero no ceder ni un paso atrás.

Una vez más el enemigo, esta vez con uniforme de trabajo precario va a intentar sorprendernos. Abrir bien los ojos, no es el único trabajo sobre la faz de la tierra, si lo necesitáis para comer, sujetar su venenosa mano para levantaros, pero huir como de la peste de este trabajo tan autodestructivo. No sea que un buen día de vuestra vida, al hacer balance, sigáis en el mismo punto de inicio esperando que alguien te la cambie. A veces recuerdo una frase, de una de mis películas favoritas, “Haced que vuestra vida se extraordinaria”. Y ahora ¿Quién dijo miedo?

sinMiedo

Anuncios

2 pensamientos en “¿Quién dijo miedo?

  1. Qué gran post !!! Entiendo lo que nos dices mejor de lo que me gustaría. En mi balance personal, lo que tengo ahora claro, es que siempre que he aceptado un “trabajo” por los motivos que tu tan bien explicas, me he arrepentido. Y espero haber aprendido y no tropezar de nuevo por miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: