Google+

Nuestra formación deseada

1

octubre 16, 2012 por laquehasliado

La formación da felicidad. Con esta frase quiero empezar este post para resumir algo que todos sabemos. La razón es simple, en la actualidad las empresas de este país con una política de ahorro de costes, para supuestamente capear el temporal, están entrando en una espiral, que para salir de ella, la inversión de capital será superior al ahorro de costes. Conozco personas que trabajan en formación, y me comentan que las empresas, alargan y alargan sus planes de formación con las más variopintas escusas. Desde que el contenido de la formación no es de su agrado, hasta las anotaciones más triviales para ir alargando el proceso. De la parte del empresario, entiendo que quizás tengan miedo de formar personas y que luego estas personas sean despedidas, o quizás se marchen a otro empleo mejor remunerado. Yo simplemente les diría, que la calidad del trabajo, la infelicidad de las personas, afecta directamente a su negocio. Puesto que las personas son la empresa y sin ellas nada funciona. Estamos llegando a límites demenciales y de suicidio empresarial, lo comparo con un coche, que para ahorrar costes, vamos quitándole gasolina y echando agua en el depósito. Al principio el vehículo y la empresa parece que siguen funcionando con gran alegría para el “conductor” pero lentamente los inyectores se oxidan y al final el motor se avería. El coste de reparar el motor será superior a los euros que se han ahorrado en combustible. En una empresa, el coste de contratar a nuevos trabajadores con la formación deseada y formarles en los puestos que tienen que desempeñar será caro. El “arreglar” a los extenuados trabajadores que todavía continúen en su empresa, con formación y motivación por el trabajo será el doble de caro que haberlos formado a tiempo, porque entre otras cosas la confianza es un hilo muy fino que una vez se rompe, es muy difícil reparar. Cada día sin formación cuenta, y los menguados beneficios que adquiere una empresa, tarde o temprano se esfumarán en formar o contrartar personas que puedan seguir bogando por el negocio.

Y es que, señor empresario, en un mundo que se mueve tan deprisa, en el que por primera vez en la historia, nadie sabe hacia dónde vamos y lo que valía ayer no vale para hoy, tener personas formadas es tener personas felices. Y simplemente son felices, porque ante cualquier problema que se les presente en el día a día, sabrán cómo afrontarlo y como solucionarlo de la manera más eficiente, repercutiendo directamente sobre su cliente y a la postre sobre sus beneficios. Clientes que contratan servicios a empresas, empresas que no cumplen, o lo que entregan es insuficiente o de mala calidad, en gran medida es culpa de una mala formación de sus empleados. Señor empresario, un consejo, apueste por sus equipos, fórmelos y verá como rápidamente destaca sobre su competencia. En situaciones de crisis, solo las empresas brillantes atraen a los asustados clientes.

Modelo empresa Española sin formación

Modelo empresa Española sin formación

Anuncios

Un pensamiento en “Nuestra formación deseada

  1. Parece tan sencillo lo que obviamente no se hace, que da que pensar.

    Ahora no vivimos un tiempo para déviles que se rindan, ahora es cuando más que nunca hay que arrimar el hombro, y cuando más que nunca hay que valorar lo que tenemos y premiarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: