Google+

Don Ere que Ere

Deja un comentario

septiembre 4, 2012 por laquehasliado

La precariedad de las empresas, fruto de la crisis, es algo notable y hasta mascable por los sufridos trabajadores que acostumbramos a seguir en las filas de las mismas. Puede que la crisis esté pasando como un rastrillo de hierro, arrancando malas hierbas, pero debe de saber el señor empresario que utilizar un rastrillo de ese calibre, arranca las malas, las menos malas y hasta las buenas hierbas. Con la falsa ilusión de que el mercado del desempleo tiene personas de sobra para cubrir las bajas, no se para a medir empleado por empleado y se les mide a todos por el mismo rasero. No puedo dejar de recordar cierta película nazi o de la santa inquisición, en la que se decía una frase del tipo “Matadlos a todos y Dios separará a los buenos de los malos”. ¿Qué sucede señor empresario? “Despedirlos a todos que el Inem separará a los buenos de los malos” ¿es eso lo que piensa?  Pues ¡Mire usted! (como diría un expresidente español)  ¡eso no es así! (como diría mi tío jerezano).

¿Y por qué no? dirá usted, con sonrisa obligada, “Si tengo la sartén cogida por el mango” seguirá pensando usted.  Y yo le diré, ¿con que sujeta usted la sartén?,  ¿no ha visto que no solo se ha cortado la mano, sino también el brazo entero?

Es un error pensar que se puede prescindir de todo empleado que nos incomode, y más si ese empleado es uno de los que en más de una ocasión ha mostrado y demostrado que se puede contar con él en las situaciones más adversas, y aún más si ese mismo empleado aglutina conocimientos de la empresa de varios años, más la formación recibida, más el conocimiento de los clientes, más aguantarle a usted sin quejarse.

Usted puede pensar  que no tiene trabajo para él, que no le puede colocar con la señorita Puri en recepción, o que no puede ayudar a Muñoz a contar facturas en contabilidad. Seguramente no encaje y esté desperdiciando un sueldo que es lo que a veces nos preocupa señor empresario, pero se ha parado a pensar qué es  lo que motiva a ese empleado, ¿sabe  en lo que realmente es bueno?,  ¿ha hablado con él en una simple comida de menú de 9 euros?,  ¿su equipo de RRHH se ha ocupado o preocupado de advertirle a vd. quién es esa persona, lo que aportó, lo que aporta y lo que pueda aportar?

Pero también me atrevo a pensar que usted por una vez esté haciendo las cosas bien. Ya que si despide con gran alegría y soltura a personas que hicieron que su empresa creciera y brillara en los mejores momentos, quizás está educando a ese trabajador en los nuevos valores que usted le ha inculcado, para cuando le contrate la competencia: a respetar su horario por encima de las necesidades de la empresa, en saber que no va perder días de sueño cuando vengan picos de trabajo y que gracias a eso usted contratará más personal en esos picos, que eso de ir en el mismo barco se ha terminado, y que si la empresa no le aporta, no le cuida, no le mima, lo que dé el empleado será lo que se le exige en el contrato. En un nuevo mundo donde la empresa ya no cuida de su valor interno, ponga sus barbas en remojo señor empresario. Porque cuando vengan buenos tiempos, que vendrán,  cuando necesite a su equipo de verdad, éste estará con su familia, jugando con la play, o silbando en la calle. Sigan fomentando ERES o DIRETES que gracias a eso, cada vez seremos y estaremos más libres de las tiranías de las empresas. Recuerden por último aquel cuento que decía ¡Que viene el lobo!

Discurso Presidente Coca Cola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: