Google+

La roja… y amarilla

1

julio 8, 2012 por laquehasliado

En las últimas décadas, el sentimiento de nación española ha sido confundido y tergiversado con la idea de algo caduco, obsoleto, y de otras épocas. Quizás porque significaba opresión, falta de libertad, pensamiento único. Al menos así lo han ido tejiendo, generación tras generación, echando capas de tierra sobre lo más básico que nos une, lo que nos identifica como cultura, y por agregaduría, lo que nos hizo grandes. Todavía no concibo, cómo personas nacidas hace quince o veinte años, siguen proclamando consignas de viejas guerras que ni vivieron. Seguro que hay alguna persona o entidad que le interesa seguir vendiendo viejas ideas, para vender camisetas, chapas o banderas. Lo más altos ideales hay que ganárselos a pulso.

De nada vale reclamar una república o la vuelta del imperio romano, con los brazos cruzados desde la demagogia. Como digo, se ha trabajado con mucho esfuerzo, para que las palabras “Viva España” hayan sido regaladas a un bando. Y con ello el odio, de odiar por odiar, de echar culpas de nuestra suerte actual a señores que se jugaron su vida y muchos la perdieron, en ambos bandos. Yo he visto los dos bandos, desde izquierdistas rabiosos, que odian a cualquiera de derechas, sea quién sea, sin valorar sus carreras, sacrificios, triunfos, a los de derecha,  sintiéndose por encima de los demás, con opulencia añeja, con sueños de cortijo y todo el mundo a su servicio. Y así llevamos unos cuantos años, separados, divididos en Taifas, en pequeños estados y latifundios fascistas. Llámense de un partido o de otro. Al fin y al cabo el término fascista se aplica a todo el mundo que piensa para si mismo y los suyos.

Alemania

Y como siempre los enemigos de España, que no son otros que los de siempre, nuestros vecinos, nos tienen sometidos a sus más oscuros intereses. Desde los ingleses que nos vacilan en Gibraltar con nuestra tierra, con nuestro mar, pasando por los franceses dueños totales del agua potable del país (menos el canal de Isabel II en Madrid), cobrando al 200% su valor, los alemanes, interesados en nuestra agonía financiera, en que se alargue nuestra crisis hasta el límite, lanzando pesados comunicados sobre nuestra evolución negativa y eso sí prestándonos dinero al igual que a Grecia con intereses desorbitados (menudo negocio), los italianos, desmontando fábricas como Iveco, antigua Pegaso a su suelo patrio.

Italia

Donde por cierto los salarios son más altos que los de los españoles. Señores aquí no hay crisis, hay saqueo. Pero hay esperanza. La de los jóvenes, los que están viendo que unirse bajo una bandera de los mismos colores, nos hace grandes. Que por gritar a vivo pulmón “Viva España” no sucede nada. Ya nadie te insulta de facha, ni se ríe en tu cara. El fútbol está deshaciendo en poco tiempo, lo que nuestros “enemigos” habían tejido durante décadas,  y de nuevo me alegro que los jóvenes lleven nuestra bandera, así como las nuevas ideas de negocio y su forma de ver la vida.

Francia Como ejemplo a que cada vez que destacamos, el contraataque francés se deja ver siempre. Burlas en su televisión, que los deportistas de élite españoles se dopan, quitando títulos de tour, que no es posible que tengamos la calidad de deportistas que tenemos. Algunos de los mejores atletas del mundo son españoles, ¿por qué no pensar que también tenemos, los mejores empresarios, inventores y científicos? ¿Por qué no les escuchamos y les damos paso? ¿Por qué no una ley de igualdad en empresas? Tantas personas de más de 40 años, tantas de menos de 40.Inglaterra

A ver que empresa se anima, porque la que se anime, dará sorpresas y creará tendencias, estoy seguro. Solo una cosa más. Leyendo una vez un blog sobre historias de la CIA, a un periodista español, que preguntó por España en el orden mundial. El militar le señaló un mapamundi que tenía en su despacho, le dijo: observa y dime lo que ves. “Cierto España está en el centro, ideal para estrategia geopolítica, comercial y militar”. Por lo que yo opino, si somos el centro del mundo, si tenemos un enorme potencial como personas, capaces de conseguir todas las metas que nos propongamos, si ya no nos asustan nuestros “vecinos” ¿por qué no la liamos otra vez, todos unidos, y creamos fábricas, empresas, energía, política, educación, turismo de calidad, agricultura ecológica? Jubilemos al viejo Francisco y a su amigo Manuel Azaña. Ya tuvieron su tiempo y ahora tienen su sitio en la wikipedia. Es nuestro turno.

Anuncios

Un pensamiento en “La roja… y amarilla

  1. Anónimo dice:

    Correcto.Sin embargo volvemos a lo de siempre.Ése sentimiento se demuestra como algo deportivo(fútbol ,baloncesto o cualquier otro)La gente vuelve a descolgar las banderas de sus ventanas por el qué dirán.Lo correcto sería lo que tú dices.El siguiente pasito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: