Google+

Sin conductor

Deja un comentario

abril 3, 2012 por laquehasliado

Coches Clásicos

Coches Clásicos

Una de mis aficiones cuando mi tiempo libre me lo permite, es la mécanica clásica con vehículos viejos más que antiguos. Utilizan  los últimos motores que se fabricaron sin utilizar ninguna pieza de electrónica. Para mí son el top de la ingenieria y conocimiento humano, llegando a los límites que la ciencia ha permitido, sin utilizar los microprocesadores. Lo comparo con el conocimiento  que se utilizaron para levantar castillos, catedrales, puentes. Ese conocimiento mantiene en pie esas edificaciones y en perfecto funcionamiento y sin averías en estos viejos motores. Lo dicho, una pasión comprobar como ahora un proceso de combustión es tratado por microsensores que controlan toda la combustión y como antes eso era controlado por un simple muelle de alambre. Lógicamente ya no hay piezas disponibles para estos viejos vehículos y si las hay valen más que el propio coche. Así que me fui al famoso Desguaces La Torre, en busca de mis muelles, reles, conmutadores y algún tornillo de otra era. Para quién no haya ido a este desguace, decir que lo primero que se te viene a la cabeza, es la escena de terminator en las guerras del futuro, increíble, tanto como ver esas filas interminables de coches, esperando que alguién le vaya quitando poco a poco cosas de sus días de gloria. Impresiona ver coches que tras una colisión, se dieron como siniestro y fueron abandonados tal cuál en este desguace. Algunos consevan juguetes de niños, cojines, los discos de música preferidos de su conductor, pequeños recuerdos en el salpicadero, ambientadores, herramientas, chalecos, triángulos. Cuando entras en alguno bien conservado, puedes ver el mimo de su anterior dueño, todo impecable y muy bien cuidado, como el  buen trato que le dieron en su vida y  parece todavía estar esperando a su propietario. No sabe que un mal golpe, quizás le hizo decantar a su dueño por un coche más moderno y que no merecía la pena arreglarle. Cuando extraes una pieza de estos coches, en el fondo te sientes como un ladrón de vidas y sueños.

Con mis recambios en la mochila, me dirigí a un proyecto social, situado por la calle ferrocarril. Como colaboro en un evento pionero en España, que trata de acercar el trabajo a la gente, pensé al verlos en televisión, que podía echarles una mano. Estas personas, han sido testigos que cuando todo se te pone en contra en la vida, todo va hacía abajo. Gracias a esta iniciativa particular pudieron detener su caída y desde entonces allí se encuentran. Están en el mismo suelo social, pendiendes de subir un primer escalón llamado empleo, que les permitirá de nuevo reiniciar su vida. Me recibieron dos personas que con una sonrisa, escucharon mis palabras. Me dijeron que me pasara entre semana para hablar con el asistente social y comentarle mis propuestas (por eso tengo que omitir el nombre de la iniciativa). En eso hemos quedado, pero me impresionó una frase que me dijeron:  “Estamos como en una burbuja, aislados del mundo”. Uno de ellos es ingeniero y el otro carpintero ebanista,  uno tiene  muchos años de experiencia (aunque algunos vean en él el lastre de la edad) y creo que el otro perdió la ilusión o la fe hace mucho tiempo. Hablaré con el asistente y haré mas cosas por ellos que hablar en este post. Quiero y creo que debo hacerlo. No tienen correo electrónico, ni saben utilizar un pc y lógicamente para el nuevo mundo digital no existen. Eso se puede solucionar y trabajaré para hacerlo posible.

Formación para los excluidos del sistema

Para terminar solo una reflexión, un motor diesel sin turbo de hace 20 años, tiene casi el mismo consumo de combustible que el de un motor híbrido moderno. Lógicamente el antiguo motor tiene poca potencia, apenas llega a los 130 kilómetros pero hace el mismo servicio que uno nuevo. Aplicando la tecnología moderna, se podría bajar la contaminación de esos motores y tendríamos coches sin averias, de bajo coste de mantenimiento y de gran efectividad. Con las personas de la iniciativa particular, ofreciendoles una formación de reciclaje a los nuevos tiempos, tendremos trabajadores muy eficientes, que sabrán mimar su trabajo y con garantía de por vida. Porque la experiencia de su vida les añade un nuevo valor, un título muy dificil de conseguir y por el que  hay que pagar un gran precio, son personas que no se rinden. Vencedores de la vida, y solo les falta un nuevo conductor. ¡A por ello!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: