Google+

¡Yo estuve en el Carisma Complex!

9

enero 30, 2012 por laquehasliado

Estoy seguro que con el paso del tiempo decir la frase que por título lleva esta entrada,  será objeto, por lo menos en algunos círculos, al menos de un poco de envidia sana. En la historia de este apasionante planeta, ha habido grandes personas que se han adelantado a su época aportando su visión del mundo, luchando por sus ideas y  persiguiendo hasta el fin sus sueños,  corrigiendo y mejorando con ello la vida de los que les rodeaban. Les debemos mucho aunque les tengamos olvidados, pero quiero también destacar que hay muchas personas olvidadas que  influenciaron a los grandes, aportando el germen del cambio en ellos. Creo que no somos conscientes de lo que vivimos, ya no nos paramos a mirar lo que nos rodea, ni siquiera miramos a las estrellas y no me vale la excusa “que en las ciudades apenan se ven”, ¡te vas al campo! Como diría un antiguo jefe que tuve.

Quiero describir al  autor de  Carisma Complex comparándolo con grandes personajes de la historia, pero me vienen a la mente las reglas de escritura de mi profesora Paula Izquierdo y la conferencia a la que asistí de @ChemaPalomares. Mezclando a los dos se puede resumir en: “Es ambicioso utilizar citas y comparar grandes personajes con una idea o con una persona en concreto. Si no hilas fino tu historia o discurso se derrumbará y perderá su mensaje, su esencia”. Hoy voy a ser ambicioso, voy a cortar esa tela y perdonarme por los trasquilones, deshiladuras y parches que pueda cometer.

Veréis, tengo en mi escritorio un cuadro de esos antiguos que te daban al nacer en los hospitales, donde  viene mi nombre,  fecha y hora de mi nacimiento, el nombre de mis padres y algo del registro civil. Lo que llama la atención de este antiguo cuadro son los retratos de personajes históricos españoles que rodean los datos.

Y ahora viene el ejercicio de esgrima literaria, agarraos:

Estas personalidades son, Velázquez, Cervantes, Rodrigo Díaz de Vivar, Orellana, Cristóbal Colón y los Reyes Católicos. Personas de gran peso histórico, inalcanzables en su tiempo, con mentes que influenciaron a muchas personas y vidas con una visión más allá de la media. Olvidaros de la parte negativa de algunos de ellos y quedaros con el pequeño click o instante en el que dieron un paso más que el resto de personas de su época y provocaron un cambio en la historia.

Y ahora hablemos de Rubén Turienzo y su carisma complex.  Pude observar en directo la consolidación de un nuevo personaje histórico y contemporáneo, una persona que aportará su grano de arena para que en el mundo germine una nueva cosecha, que seguramente influirá en la historia. Que sea famoso o anónimo, depende, como siempre, de una serie de factores que me viene grande analizar.  Pero veréis, estamos influenciados por las industrias de la música y del cine entre otras,  donde cada personaje mediático es inalcanzable, con legiones de escoltas y barreras de seguridad, líderes blindados, lejanos, separados por el cristal de nuestra televisión.

Rubén es como Quevedo o Cervantes, y sé bien lo que os digo. Fijaros en una cosa, Rubén es de las personas más cercanas y abiertas que he conocido, los amigos que le rodean saben que es especial, pero él no destaca, es como el amigo del instituto o el primo con el que jugabas de pequeño, transmite esa sensación. Es como Arturo Pérez-Reverte describe a Quevedo en Alatriste, nadie puede imaginarse a Quevedo por la calle, comprando comida en el rastro o en un puesto ambulante. Los grandes son gente normal, sencilla, que no destacan visualmente del resto, no llevan una corona dorada en el metro, no llevan anillos y collares de oro en un Rolls estacionado en Serrano. Los grandes como Rubén destacan por su trabajo y por su esfuerzo. Los carcomidos, pesados y oxidados medios de comunicación no registrarán nunca, en esto espero equivocarme, a un Rubén Turienzo (@rubenturienzo), a una María Luisa Moreno (@zumodeempleo), a un César Martínez (@cesarDalmau), a una Emma Salamanca (@salamancaPeral), a un Paco Tamayo (@pacotamayoav) sin olvidar a Barroso, Alcat, Ballesteros, Brito y otros tantos (que todavía no conozco J) y  que aportan su alma a la red y a las personas. Creo que desde la antigua Grecia, nadie ofreció tanto conocimiento y tanta experiencia como regalan éstas personas. Es el estado HUMANO en el sentido puro de la palabra. Posiblemente si me hubiera leído 15 tomos de Platón y otros filósofos hubiera llegado a rozar y crear alguna píldora del libro de Turienzo, pero él con su generosidad nos lo regala resumido en pequeños capítulos. En esta sociedad, en pleno cambio al nuevo mundo, casi no tenemos tiempo de leer grandes tratados por lo que es de agradecer el gran esfuerzo en concentrarlo y ofrecérnoslo en tan pequeñas dosis. Por si hay algún catedrático de historia o literatura, escandalizado por mis comparaciones de Turienzo con Quevedo, Platón, u otros le preguntaría ¿los vistes en su día a día? ¿Quién no te dice a ti que Ramón y Cajal no desayunaba unos churros con chocolate con sus amigos? Todos somos iguales, pero quizás nos hace falta que nos animen, como cuando empiezas a montar en bicicleta. Os animo a disfrutar cada día de la parte que nos ha tocado en la historia, y que sepáis ver en Rubén  Turienzo y en el compañero que tenéis al lado a la persona que os anima a que os soltéis y podáis pedalear solitos. Y ojalá en 20 años todos podamos decir, ¡Yo estuve en la presentación de Carisma  Complex!

Anuncios

9 pensamientos en “¡Yo estuve en el Carisma Complex!

  1. ML.Moreno dice:

    Querido Rubén,
    Qué precioso escrito! Tu tocayo se va a sentir emocionado por tus palabras, seguro.
    Y por la parte que me toca: un millón de gracias!.
    Cuando te tiras días y días (y noches) tratando de aportar, de ser coherente, de interesar, de enseñar, de llevar un poco de luz… a base de puritoto esfuerzo, sacrificio (mucho!) y tesón – y viene alguien y reconoce tu trabajo, te dice: ¡oye, que me está ayudando tu trabajo, que estoy creciendo, descubriendo, animándome gracias a tu trabajo…!
    Uf, ese momento es lo más cercano al nirvana.
    Por eso, GRACIAS de nuevo, por ese generoso reconocimiento a mi trabajo y el de todos los compañeros/amigos que nombras. Espero que nos volvamos a ver pronto porque aquél día apenas pudimos charlar!
    Un abrazo enorme,
    María Luisa

    • Gracias a tí, si no hicieras lo que te gusta y lo transmitieras con tu sentimiento, jamás te hubiera seguido y mucho menos emocionarme y decir a mis amigos en el carisma complex ¡Mira allí está Maria Luisa Moreno! Tu sigue así, fiel a ti misma y a tus ideas, y ya verás como el universo no dejará de agradecertelo.

      ¡Un gran abrazo!

  2. Emma dice:

    Sin palabras Rubén,

    Gracias por valorar mi trabajo y por reforzar que voy en el camino correcto. Si una cosa tengo clara es que esté donde esté lo más importante son las personas.

    Precioso y emotivo post! De corazón, gracias U_U

    Y que las redes nos una muchos años más 😉

    Un abrazo!

    • Ya en la entrevista de hace 7 años me causaste buena impresión, pese a que yo llegue tarde y sin corbata (jeje) Tu profesionalidad y quizás tu humanidad me dejó marcado. Hace 1 año y medio aproximademente me dijeron ¡tienes que seguir en linkedin a Emma Salamanca! Al ver tu foto dije, ¡pero si es aquella chica de la entrevista de hace un porrón de años! y nada gracias a ti por contestarme preguntas y darme información desinteresada y altruista de cursos y personas. Gracias a ti por tus twitts optimistas, cuando despiertas, cuando te vas de finde, jeje. Transmites mucho y bueno, sigue tu línea y que jamás te “engatusen” para abandonarla. Un gran abrazo e intentaremos seguir tu estela.

  3. Enrique dice:

    Como ya he comentado en el blog de Andrés Pérez, me da rabia no haber podido acudir.
    Era mi cumpleaños y lo estuve disfrutando con mis niños.
    En fin, dentro de poco Rubén (Turienzo) volverá a montar el taco con un nuevo libro, así que queda poco tiempo para repetir.

    Saludos
    Enrique

  4. Bufff…. ¿Y qué dice uno ante semejantes palabras? No diré racias, eso ya me lo has oído muchas veces. Prefiero decirte algo más sincero: ¡Ojalá yo te viera como tú me ves!

    Creo hablar por todas las personas que aparecen en este artículo cuando digo que no es que sea el Nirvana cuando alguien te dice que le ha ayudado o servido lo que dices o escribes, es que es directamente nuestro Santo Grial. Yo no quiero grandes foros (aunque a veces los provoque) ni grandes palabras o palmadas en la espalda (aunque llegue en ocasiones con la espalda roja a casa), y ni siquiera alimento para mi ego (que ya está bastante gordito y lo dejo en casa para que no se enfríe) Yo solo quiero sentirme bien y te aseguro que llegar a casa, recibir uno de esos mails en los que alguien se desnuda contándote como le has hecho sentir o cambiar… bufff es lo más. Además aprovecho para decir que casi todos esos mensajes empiezan o acaban con un “Perdona que te moleste” cuando realmente no solo no son molestia sino que deberíamos estar agradecidos cada día por demostrarnos que todo esto tiene un sentido.

    Soy un tipo normal y corriente, que no busca tener razón. Me conformo con generar reacción. Y si esa reacción está vista con ojos como los tuyos, te garantizo que a los míos, que se empeñan en fijarse en mis defectos, les das toda una lección.

    Un fuerte abrazo y gracias por cada palabra y por cada sentimiento que has provocado en mi al leerlas 🙂

    Pd. Y sí… Ya estoy pensando en la siguiente, soy un yonqui de los retos 🙂

    • Que responder, divina cuestión. Si quizás tu humor reflejado en el discurso ilusionante de saca la lengua no me hubiera hecho reir, si quizás no me hubiera parado a reflexionar esas palabras, si quizás no las hubiera llevado a la práctica colándome en el despacho de mi director proponiendole cambios en la empresa con una gran sonrisa, si quizás en algunos twitts tuyos no me hubieras dicho “Sal de Matrix”, solo quizás ahora estaría leyendo un pesado manual de Oracle y mañana a trabajar. Pero no, ahora tengo un libro de carisma complex, con una gran dedicatoria y me levanto todas las mañanas con ganas de liarla ¿sabes? no hay día que reciba cosas buenas y positivas. Tu carisma se contagia y espero que se extienda esta epidemia de la que tanto necesitamos en estos tiempos. Un gran abrazo y sigue disfrutando de la vida! http://open.spotify.com/track/2ZShbEYZYNcR4d9VklmdPp

      P.D. Después del día de hoy me has puesto un listón muy alto en mi blog, un buen reto para tus pastillas, un muy buen reto para mí. Te sigo!

  5. […] cierto ¡Yo estuve en el Carisma Complex! (presentación fuera de serie para un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: