Google+

Impresiones Rosas

Deja un comentario

noviembre 16, 2011 por laquehasliado

Este lunes acudí por primera vez a una slip pink party, con la emoción por lo desconocido y la curiosidad de ver de qué iba el evento. No pudo disuadirme el cansancio de levantarme a las 4 de la mañana con miles de ideas en la cabeza, un día duro en la oficina con un cliente vigilando tus pasos por si tropiezas, y un tarde lluviosa que me o bligó a guardar mi ágil moto en el garaje. ¿Que por qué no fui en metro? Pues porque había quedado después con un Teniente Coronel fruto de un experimento de marca personal, pero lo contaré en otra ocasión.

La señora lluvia hizo que me fuera en coche con el atasco añadido y la maldita zona verde donde solo puedes pagar 1 hora. Apurando los minutos dentro del coche delante de un cajero automático, me hacía recordar a las antiguas películas de atracadores esperando a un incauto. Y eso pensaría la gente que accedía al cajero, pero al verme con el ipad pensarían en cualquier cosa, menos en un peligro acechante. Bueno, a 10 minutos de la conferencia, salgo del coche cumplo con el alcalde y el parquímetro y me dirijo al local de los jóvenes empresarios. Es un garaje antiguo de reparación de vehículos, remodelado completamente y bien montado con pantallas de proyección y un montón de sillas al 80% de su ocupación. Tome una posición discreta, para poder twittear tranquilo y poder vigilar a todo el mundo y sus reacciones. Llevaba memorizada las caras de César Martínez Dalmau y Enrique Brito, en especial la de César @CesarDalmau , pues es amigo de mi compañero de Delaware -Miguel García. – Había leído que en otras pink party se identificaban a los asistentes con colores, empleados, rrhh y desempleados. No veía ningún distintivo y hasta el final de la ponencia no me fije que era un puntito pegado en las chaquetas. El ponente ENRIQUE
ALCAT, me maravilló y llenó de esperanza. Al igual que en un proyecto que estuve en Defensa, pensaba que todos los que nos protegían eran soldados cañetes y gilas trasnochados, hasta que descubrí personas  inteligentes, de conducta intachable y de forma de ser serena y centrada. Desde entonces duermo muy tranquilo sabiendo que quién nos protege tiene un nivel tan alto de profesionalidad. Lo mismo me ocurrió con Enrique Alcat, en un mundo de políticos de legaña (citando a Sabina), de banqueros de dudosa palabra, de programas televisivos a la altura de las cloacas, me fascinó que existan personas como Enrique Alcat. Comunicación, personalidad y las ideas muy claras. Ahora igualmente puedo dormir tranquilo, en este país hay gente muy competente y muy valiosa, no todo es como nos lo venden los medios tradicionales. Me quedo una frase, que igualmente hago mía desde hace unos años. Hay que aprovechar las oportunidades, cualquier oportunidad. Nunca se sabe todo lo bueno que hay detrás de ellas y personalmente opino que si no las tomamos al recordarlas, lo lamentaremos.

Por eso hice esperar al teniente coronel y aproveché para hablar con Enrique Brito, César Martínez, Enrique Alcat, y la directora de marketing de Monster (no tenía tarjetas y no recuerdo
su nombre, pero en la próxima pink lo solucionaré). También conocí a dos chavales, recién licenciados que buscaban trabajo. Asustados quizá por tanto traje y corbata, no pude evitar hablar con ellos y comentarles a qué se dedica Delaware, a animarles que enviaran su currículum, porque nunca se sabe dónde está la oportunidad. Y por último como un comercial de curso acelerado tipo (sea comercial con 1000 palabras) le estuve “vendiendo” movilidad a Enrique Brito en 1 minuto. Sé que el intento no fue del todo mal, porque al darle la tarjeta de mi  jefa Marisol Fernández Monsalve, pudo reconocer el logo y decirme “si trabajamos con vosotros”. Enrique Alcat, dijo que en el instante de recoger o dar una tarjeta, podemos sacar información valiosa, pues sí, confirmo que la saqué y que se la pase a nuestro gerente de su cuenta. “Aprovechar oportunidades”. Salí con muy buen sabor de boca, y espero volver a la próxima, porque tengo mucho camino que recorrer. Por supuesto llegue tarde a la cita con TCOL, pero como dicen en las películas. Eso ya es otra historia….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: